¿QUÉ PASARÍA?


¿Qué pasaría si hoy te imaginás el último segundo del torneo y el sonido de la chicharra final indica que somos campeones?


¿Qué pasaría, sabiendo que estamos a seis decisivas batallas deportivas, SOLO SEIS, y que podés llegar a encender esa llama colectiva que nos abraza a todos los que sentimos correr por nuestra sangre la pasión, el cariño, y la entrega a esa pelota naranja que nos define como equipo y nos representa en el mundo?

¿Qué pasaría, si en cada partido sentimos nuestra  Revolución de Mayo que nos alienta a buscar  el trofeo de la competencia con una actitud avasalladora?

¿Qué pasaría, si sabiendo que las niñas y los niños que los miran a ustedes, a los grandes del básquet, como los superhéroes  de  nuestro departamento, logran una hazaña más?

¿Qué pasaría si llegamos a cada partido como si fuera  “la final”?

¿Qué pasaría si quemamos todas las mufas del camino recorrido hasta hoy?, reconociendo que estuvimos en una competencia de gran nivel deportivo, y ahora estamos en nuestra provincia,  para demostrar por qué estuvimos representando a Mendoza en el país.

¿Qué pasaría si el amor por esta camiseta, hace que todo el territorio cuyano y el arco iris se pinte de Naranja?

¿Qué pasaría si cada punto convertido  se convierte en una escalera que te permite subir al peldaño más alto, para de ahí mirar al horizonte y gritar “Rivadavia Básquet Le  Canta al País”?

¿Qué pasaría si de pronto soñás con la Generación Dorada? que te dicen “Vamos Naranja”, nosotros fuimos como ustedes una vez, y llegamos a cumplir los sueños de todos, ese “Gran Sueño”,  el que te quitó muchas horas de dormir, pero que valen vivarlas despiertas.

¿Qué te pasaría, si por un momento te proyectás y te imaginás jugando el partido que te da la posibilidad de ser los campeones 2019? y es tanta la emoción que ya estás llorando de esa alegría que desata el agradecimiento, la gratitud, el abrazo, la emoción de la gran victoria y te potencia como un gigante del básquet.

¿Qué pasaría si guardás la nota periodística del Naranja Campeón 2019? y dentro de muchos años se la enseñás  a tus nietos y les contás cómo hicieron para llegar a cumplir con esa promesa íntima de vestuario, todos tomados de los puños, pasando y compartiendo esa energía colectiva que multiplica la energía personal.

Sólo quiero saber… ¿Que nos pasaría, muchachos?



Por Adolfo Lanzavecchia
Foto: Emilia Valestra

No hay comentarios:

Publicar un comentario