EXHIBICIÓN NARANJA


Rivadavia Básquet vapuleó en condición de visitante a Petrolero Argentino de Neuquén por 78 a 52 y aún sueña con alcanzar uno de los cuatro primeros lugares de la Conferencia Sur. El debutante Cameron Coleman fue la figura con 20 puntos.



En una noche atípica, ya que el local no jugaba en su cancha por estar en remodelaciones y el encuentro se disputó a puertas cerradas por una sanción que recibió el club (un simpatizante de Petrolero hirió a un árbitro con un botellazo), Rivadavia fue mucho más desde el primer cuarto. Goleo repartido, defensa férrea y mayor fluidez en ataque, eran las características de un equipo que quería meter su primer triunfo en esta gira de tres encuentros (9-14).

Parecía un monólogo mendocino. Rivadavia se floreaba, más aún con el debut del estadounidense Cameron Coleman. El oriundo de California, en nueve minutos en cancha, ya había anotado 11 puntos, siendo el destacado hasta el momento. Petro dependía demasiado de los intentos individuales de Carreras, pero el Naranja estaba muy firme en defensa (24-34).

En el complemento se vio lo mejor de Rivadavia y lo peor de Petro. Los de Minelli no solamente estaban muy concentrados en el juego, sino que los neuquinos sentían cada golpe como un puñal y cometían muchos errores a la hora de mover la bola. Goleo repartido nuevamente y con varios libres convertidos, los esteños aseguraban el triunfo (32-58).

Petrolero Argentino metió un parcial de 7-0 en el inicio del último período, pero ya la historia estaba liquidada. Los Naranjas volvieron a defender fuerte después de un relax y concluyeron una actuación inolvidable en la ciudad de Plottier Provincia de Neuquén.

En el mismo estadio (Socios Fundadores), Rivadavia visita a Centro Español el próximo domingo, lo que será prácticamente una final anticipada por la lucha del cuarto puesto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario