NARANJA AFILADA


Tras vencer a Andes Talleres el pasado miércoles, Rivadavia Básquet ahora venció a Junín Básquet en el Posta Del Retamo (local Rivadavia) por 68 a 61 y sigue en lo más alto de la Superliga con un récord de 13-1. Cristen Wilson y Federico Grenni fueron las figuras del partido.


Junín inició mejor y dominó con autoridad la primera mitad. Cuatro triples de Arias, dos en cada cuarto, le daban la posibilidad al quinteto de Moyano de mantener una pequeña distancia en el marcador, sumado al manejo de Lavezzari y a  la intensidad que propuso en defensa, el Verde era un justo ganador del primer tiempo (29-35).

Sin embargo, en el complemento el trámite se emparejó. Se mataron a goles en los primeros minutos del tercer cuarto, en un triple a triple interesante (Grenni y Cris Wilson por Rivadavia, Seoane y Lavezzari por Junín). Justamente Cristen Wilson sería fundamental para la remontada Naranja. Y es que el alero norteamericano convirtió 10 de sus 15 puntos en este período y levantó el ánimo en una noche de que no venía fina. Al término del cuarto, la historia estaba en pardas y se vendrían diez minutos apasionantes (46-46).

Muchas fueron las imprecisiones en el último período y la victoria estuvo en las manos de ambos. Lavezzari intentó ser el abanderado del Verde en cada ataque y a pesar de haber tenido un goleo repartido, Junín perdió la fluidez y la eficacia que había tenido en la primera parte. Rivadavia, con el ingreso de Llaver para acompañar a Grenni en la base, aprovechó mejor la rotación de pelota y encontró tiros desde 6,75 que fueron puñales para la defensa rival.

Un triplazo de Arancibia ingresando al último minuto, fue el quiebre del partido, que luego coronó Grenni con otra bomba más antes del sonido de la chicharra. Rivadavia sigue siendo el único líder del certamen, aunque ahora sus ojos estarán puestos en La Liga Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario